Adaptar la inversión y el ahorro: cómo van a afectar los nuevos PGE

Adaptar la inversión y el ahorro

Con la inminente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado van a venir una serie de cambios fiscales que hacen recomendable adaptar la inversión y el ahorro para encontrar unas condiciones lo más favorables posible. Si se quiere obtener el máximo partido del dinero, es conveniente apurar la situación este año y modificar la estrategia en los siguientes, teniendo en cuenta las modificaciones que vienen.

Cambios en el sistema de recaudación

Aunque aún no están aprobados, sí se ha presentado un borrador y se conoce que los cambios más importantes van a afectar a las rentas más altas y a los planes de pensiones individuales. A continuación, se detallan algunos de esos incrementos separados por concepto.

Incrementos en el IRPF

Por una parte, se ha creado un nivel más en el tipo de gravamen a las rentas del trabajo. Si el máximo actual, un 45 %, se aplica a quienes ganan más de 60 000 € al año, a partir de 2021 quienes cobren más de 300 000 € tendrán que hacer frente a un incremento de dos puntos. Por otro lado, cuando los beneficios por la venta de una vivienda superen los 200 000 €, la retención por la plusvalía se incrementará de un 23 % a un 26.

Por último, desde el punto de vista de los pagos, las rentas obtenidas gracias al ahorro que superen los 200 000 euros deberán hacer frente a un incremento de tres puntos porcentuales al tipo impositivo.

Otro cambio importante viene con las exenciones a las aportaciones a planes de pensiones. En el caso del ahorro individual, el límite para contribuir sin deducciones pasa de los 8000 a los 2000 euros, mientras que en los planes de empresa el límite se ha incrementado de los 8000 a los 10 000 € anuales.

Impuesto de sociedades

Respecto al impuesto de sociedades, también hay un cambio importante para las empresas con un volumen de negocio superior a 40 millones de euros. Cuando realicen el pago de dividendos, la exención en el pago pasará del 100 al 95 %.

Qué medidas se pueden tomar para adaptar la inversión y el ahorro

Como se puede deducir, gran parte de estas medidas están destinadas a las rentas más altas y a los grandes patrimonios, por lo que conviene ser previsor y adaptar la estrategia de ahorro a estos cambios. Por ejemplo, exprimir la situación actual y sacarle todo el partido al marco fiscal actual.

Quien esté pensando vender una vivienda en los próximos meses y espere obtener beneficios superiores a los 200 000 €, se beneficiará de cerrar la operación antes de que acabe el ejercicio fiscal, ya que se le aplicará una menor retención.

Los que tengan un plan de pensiones individual, también podrán aprovechar para aportar el máximo de 8000 € permitidos antes de que esto quede limitado a 2000 el año que viene. Por el contrario, si se trata de un plan corporativo y se pretende superar este límite, esperar al 1 de enero será más beneficioso.

Por último, en el caso de que un negocio tenga proyectados beneficios en sus cuentas, puede pagar dividendos anticipados antes del cierre de 2020 para evitar tener que tributar por el valor de un 5 % de estos en el impuesto de sociedades.

En definitiva, conocer con tiempo los cambios que vienen en materia de impuestos ofrece un margen de maniobra para adaptar la inversión y el ahorro a la nueva realidad. Anticipándose a las modificaciones, se puede conseguir ahorrar mucho dinero. Tomar la decisión en el momento adecuado es crucial para beneficiarse de tipos impositivos más reducidos o deducciones e exenciones.

Imagen | Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.